Spanish English Portuguese

Historia

 

 

                                                   UN EXPONENTE DE LA RICA ARQUITECTURA DE VICTORIA                                                                                                                                                      

 

      De raíces tardo coloniales, la ciudad de Victoria se fué delineando y levantando pacientemente en sus primeros              atisbos de asentamiento) desde mediados del siglo XVIII, cuando los conquistadores empezaron a establecerse en la        zona del Cerro de La Matanza y constituyeron el primer centro poblacional, si bien muchos de ellos tenían                      propiedades en la zona rural del Departamento. Sus casas eran las comunes de la época de entre Ríos: ranchos de        adobe con cubiertas de paja. 


     Progresivamente, la población de Victoria iba a ir aumentando en parte, por su crecimiento natural y, además, por        la llegada de inmigrantes: primero vascos de España y otros españoles, luego italianos (sobre todo genoveses). Junto      con su cultura, estos nuevos pobladores transportaron hábitos y prácticas de construcción que se pueden apreciar en      las diversas y numerosas edificaciones erigidas sobre las Siete colinas.

     

     Un conjunto de estilos o tendencias que se extienden por las calles de esta ciudad, de casas de estilo europeo (típicas      de Quinto Cuartel) a edificios clasicistas de la época de la Confederación, y de posteriores rasgos italianizantes a            formas afrancesadas, todos ellos combinados con las variantes eclécticas que recorren tanto la arquitectura pública        como la privada, hasta el primer tercio del siglo XX aproximadamente.

 

      HOTEL AMERICA

     

     En este contexto, de vasto patrimonio arquitectónico, se encuentra la casona del actual Hotel América. Propiedad           originalmente construida para fines domésticos.

    De planteo estilístico italianizante, presenta en su exterior sobre un zócalo tres paños enmarcados por pilastras  que        se acercan al orden jónico, de largo pedestal y fuste acanalado.

    El paño de acceso revela una puerta rehundida que lo realza y distingue del resto del frente. A un lado se presentan       los otros dos paños que poseen amplias ventanas con sus rejas finamente trabajadas y coronadas por un frontis curvo     quebrado y adornado por motivos florales.

    El friso que recorre la fachada muestra también medallones de motivo floral. Su cornisa esta denticulada en el paño      central, detalle que le aporta mayor jerarquía al mismo. Por último, al otro lado de la puerta de ingreso integra un        garaje.

    El estado de conservación del edificio es excelente y, lo fundamental, es que en su frente se representa el especial             patrimonio histórico y arquitectónico de la ciudad de Victoria.